Actualidad

LOS CINCO PILARES DE LA MOVILIDAD SOSTENIBLE

La forma de vida urbana de las últimas décadas ha perpetuado un sistema de uso excesivo de los vehículos privados y ha convertido a la gran mayoría de ciudades en grandes focos de contaminación. De este modo, el espacio urbano, lejos de resultar un entorno agradable, se ha transformado en un lugar que proporciona estrés a los ciudadanos, con mucho tiempo perdido en atascos y con graves problemas de circulación para peatones y ciclistas.

28.09.2020

Los planes de movilidad sostenible se proponen remodelar sustancialmente esta organización de ciudad para acercarse poco a poco a un entorno urbano más ecológico y respetuoso, no solo con el medio ambiente, sino también con sus propios usuarios. Los cinco grandes pilares de la movilidad sostenible son los siguientes:

  • Medidas de control del tráfico de vehículos privados: se propone el control del tránsito de vehículos motorizados privados en las ciudades por medio de mecanismos como, por ejemplo, la ORA en la ciudad de Murcia que garantizan la disponibilidad de plazas y la rotación de vehículos.

     

  • Peatonalización de calles y espacios: a tenor de los resultados de los planes de movilidad de numerosas ciudades, la peatonalización de ciertas zonas supone no solo ventajas evidentes para los viandantes y para los residentes, sino también para los comercios, pues aumenta el tránsito de personas y, por tanto, de potenciales consumidores.

     

  • Transporte público ecológico: una red de transporte público eficiente y ecológico resulta clave para conseguir una transformación adecuada de la ciudad, con un número suficiente de líneas y con horarios acordes a las necesidades de sus usuarios.

     

  • Soluciones de movilidad personal: el incremento de uso de medios de transporte como la bicicleta, ya sea tradicional o eléctrica, el patinete eléctrico o segway, el skate, etc., requieren de la construcción de carriles de circulación exclusivos que garanticen su seguridad y la de los peatones.

     

  • Construcción de aparcamientos municipales y disuasorios: mediante estos aparcamientos, ubicados en la periferia de las ciudades y conectados con el transporte público, se controla la entrada de vehículos motorizados al núcleo urbano.

     

La puesta en marcha de estas medidas es cada día una realidad más evidente en las grandes ciudades y permite a los usuarios relacionarse de una nueva forma con el entorno, en el que ellos son ahora los verdaderos protagonistas.

ActualidadMás noticias