Actualidad

HOVERBOARD: CUANDO LA REALIDAD SUPERA LA FICCIÓN

En el año 1989 se estrenaba la segunda película de la trilogía de Regreso al futuro. Un joven Marty McFly viaja al año 2015 para evitar que sus futuros hijos acaben en prisión. Las diferentes peripecias de la trama se suceden en una ciudad futurista repleta de adelantos tecnológicos que maravillaron al público de la época.

4.09.2020

Desde los ojos del espectador actual, aquella ciudad de coches voladores sigue resultando bastante irreal; sin embargo, hay algunos pequeños detalles que sí han logrado hacerse un hueco en nuestro presente. En una de las escenas, el protagonista huye de sus perseguidores montado en una tabla que flota sobre el suelo llamada hoverboard o aeropatín.

 

En las ciudades actuales es posible ver ya un dispositivo muy parecido que se ha popularizado con ese mismo nombre. Se trata de un aparato eléctrico con dos ruedas y una tabla que permite al usuario moverse con facilidad únicamente dejando caer el peso hacia la dirección a la que desee ir.

 

A través de un giroscopio integrado, se mantiene el equilibrio y por medio de una aplicación en el teléfono móvil que se conecta por bluetooth se puede apagar y encender el dispositivo, así como regular su velocidad y conocer el nivel de carga de la batería. Al igual que sucede con los patinetes eléctricos y el resto de nuevos dispositivos de movilidad urbana, se recomienda que se utilicen por los carriles bici y no por las aceras, ya que pueden llegar a alcanzar velocidades de más de 20 km/h y suponer un riesgo para los peatones.

 

El futuro ya ha llegado de forma evidente a las ciudades y, aunque aún no disponemos de coches voladores que surquen el cielo, cada pequeña innovación que fomente la movilidad sostenible y la no contaminación será muy bien recibida.

ActualidadMás noticias