Actualidad

EL TRANVÍA, UN TRANSPORTE DE AYER Y DE HOY

Son las siete en punto de la mañana y el tranvía comienza a circular por las principales avenidas de la ciudad de Murcia. Su silencioso recorrido solo se interrumpe por el claxon que avisa a algún conductor o peatón despistado que se cruza entre sus vías o por la voz femenina que indica la proximidad de una parada.

30.09.2020

Esta escena, tan cotidiana ya para todos los murcianos, se repite desde 2011, año en el que se produjo la inauguración del nuevo Tranvía de Murcia; sin embargo, ¿sabías que durante el siglo XIX y XX circulaba por la ciudad un tranvía muy diferente?

 

En el año 1896, el tranvía estaba lejos de poder calificarse como un medio de transporte silencioso. Aunque ya existían en otras partes del mundo tranvías que funcionaban a través de energía eléctrica, el tranvía murciano lo hacía gracias a un grupo de caballos que, con esfuerzo, tiraba de los vagones.

 

El recorrido cubría gran parte de la ciudad de Murcia e incluso llegaba hasta Alcantarilla y Espinardo. Tras unos años, este tranvía de tracción animal fue sustituido por otro a vapor que siguió ofreciendo servicio a todos los murcianos hasta el año 1929.

 

El motivo de su cese no fue otro que el del boom del vehículo a motor, el cual provocó el fin del tranvía en la mayoría de ciudades del siglo XX.

 

Los avances en la tecnología y la conciencia de desarrollo sostenible de las ciudades provocaron que los planes de movilidad se replantearan recuperar los tranvías por ser estos medios de transporte ecológicos, rápidos, silenciosos y con gran capacidad.

 

 

Gracias a todas estas modélicas características, el Tranvía de Murcia se ha convertido en pocos años en un símbolo del transporte urbano de la capital que con su ya reconocible color verde presta servicio efectivo a miles de murcianos a lo largo del día.

ActualidadMás noticias